La parcela que ha provocado el conflicto entre los particulares y Salut linda con la autopista. | Juanjo Roig

8

Las obras de ampliación del aparcamiento del hospital acabarán en los juzgados. Una familia de Inca ha denunciado la ocupación ilegal de unos terrenos de 3.794 metros cuadrados que consideran de su propiedad y que forman parte del solar donde se están realizando los trabajos.

Por su parte, la Conselleria de Salut manifiesta disponer de una nota registral en la que se indica que esta parcela es propiedad del hospital y asegura haberse puesto en contacto con miembros de la familia para reunirse y explicarles la situación. En contraste, los denunciantes tienen en su poder una nota registral del 3 de octubre de 2018 en la que «se especifica nuestra parcela y no ofrece dudas de quién es su verdadero propietario».

La primera denuncia se realizó el pasado 4 de marzo a la Guardia Civil cuando las excavadoras de la constructora entraron en el solar en cuestión. Seguidamente, los denunciantes iniciaron un requerimiento notarial, tanto a Salut como a la empresa constructora, y a su vez registraron una instancia en el Ajuntament d’Inca para que el alcalde mediara con la Conselleria. En el caso de los requerimientos notariales, confirman «no haber obtenido respuesta alguna en todos estos días».

La familia demandante explica que «es un asunto que viene de lejos, cuando se realizaron las obras de la autopista de Inca. En 2003 se inició el acto de ocupación por parte de Carreteres, paso previo a la expropiación de estos terrenos que han pertenecido a la familia desde generaciones atrás; y quedó este remanente que precisamente nos alquiló la constructora de la autopista para hacer acopio de materiales». Una vez acabadas las obras, «no se realizó la expropiación total y quedó pendiente el remanente que ahora nos han ocupado». Continúan diciendo que «el consistorio de esa época cedió de forma irregular nuestra parcela a Salut, que pasó a formar parte de una unidad de actuación de equipamientos sanitarios, por lo que la parcela original ha desaparecido en el registro catastral».

De hecho, «el 4 de diciembre de 2017 registramos una solicitud para que el Ajuntament d’Inca procediera a la expropiación de ese remanente pero no hemos obtenido nunca una respuesta».

El proceso entrará en breve por la vía judicial y los demandantes subrayan que «no podemos consentir el comienzo de estas obras sin nuestra autorización previa».