La red de carreteras construida con la técnica de ‘pedra en sec’ tiene 34 kilómetros. | Gabriel Alomar

2

El gremio de margers quiere que la red viaria de la Serra de Tramuntana, construida entre finales del siglo XIX y principios del XX, con la técnica de Pedra en Sec sea declarada Bien de Interés Cultural (BIC).

Los margers registraron este martes un escrito dirigido al president del Consell, Miquel Ensenyat, y a la Comissió Insular de Patrimoni Històric solicitando la protección de las carreteras de Inca a Lluc (entre los kilómetros 7 y 15), la carretera del Coll de Sóller (entre los kilómetros 17 y 30) y la carretera de la Calobra en su totalidad.

«Estos bienes se encuentran doblemente reconocidos por la Unesco como patrimonio material e inmaterial de la humanidad respectivamente, y la declaración como BIC constituirá un caso de protección práctica de este doble reconocimiento que puede ser un referente porque se protegerá una red de carreteras que, más de un siglo después de haber sido construidas, demuestra de manera empírica la viabilidad y seguridad de esta técnica para llevar a cabo grandes obras a las vez que representa la máxima expresión del perfeccionamiento de la técnica de construcción de pedra en sec», dice el escrito.