El claustro de Sant Domingo es una de las joyas del patrimonio 'inquer'. Se construyó a principios del siglo XVIII, tiene forma cuadrada y cuenta con dos plantas. | Jaume Morey

1

Aunque el Ajuntament d’Inca adquirió el Claustre de Sant Domingo en el año 1843, solo hace 20 días que el gran edificio está a nombre del Consistorio.

La irregularidad se ha detectado después de que el Consistorio tramitara la petición de una subvención al programa estatal de 1,5 % Cultural, que impulsa el Ministerio de Fomento, para terminar las obras de restauración del Claustre que se empezaron en los años 90. A raíz de la tramitación salió a la luz que el Claustre no estaba inscrito en el Registro de la Propiedad por lo que el secretario municipal se apresuró a redactar un documento mediante el que certifica que el edificio es público. El inmueble se registró a nombre del Ajuntament d’Inca el pasado 7 de enero de este año.

Según el informe del secretario, en el expediente del inventario correspondiente al Claustre de Sant Domingo «consta escritura pública de compra otorgada el 24 de noviembre de 1843 por parte de Miquel Reura, que en aquellos momentos ostentaba el cargo de alcalde de la ciudad, aunque no consta que lo adquiriera en nombre del municipio, ni tampoco puede aseverarse que coincida exactamente la descripción que se hace del inmueble en dicha escritura con la de la propiedad que, de forma real y efectiva, ha venido haciendo el municipio». Además, el funcionario añade que «el inmueble consta en el inventario de bienes municipal desde el año 1854, de forma ininterrumpida hasta la fecha, aunque se desconoce la fecha exacta del acuerdo municipal de incorporación en dicho inventario».

Algunas dependencias del Claustre de Sant Domingo son de dominio público y se destinan a la biblioteca municipal, al archivo histórico, centro cultura y a las oficinas administrativas del área de Cultura del propio Ajuntament. Estos usos le conceden al emblemático edificio un servicio público.

El alcalde de Inca, Virgilio Moreno, explica que «cuando iniciamos los trámites para solicitar la subvención del 1,5 % Cultural, el Ministerio de Fomento nos solicitó la nota registral y fue cuando los técnicos detectaron que no existía. Después de una serie de negociaciones con el Registro de la Propiedad se ha podido inscribir el inmueble que pasó a manos del Ajuntament con la desamortización de Mendizábal».

El edificio del Claustre de Sant Domingo, que es el antiguo convento de los Dominicos, se encuentra en la avenida Germanies de Inca y tiene una superficie total construida de 3.517 metros cuadrados repartidos en planta baja y dos pisos. En el tercer piso hay un torreón de 66 metros cuadrados.