Tras conocer que SFM decidirá en febrero si mantiene la parada en la estación de s'Enllaç de Inca, algo menos de un centenar de personas se concentró para exigir que continúe funcionando. | Antoni Pol

10

Tras conocer que SFM decidirá en febrero si mantiene la parada en la estación de s'Enllaç de Inca, algo menos de un centenar de personas se concentró la mañana de este sábado frente a la estación de s’Enllaç para exigir que continúe funcionando como tal y que los trenes sigan haciendo la parada. La protesta estaba convocada por vecinos.

Los manifestantes gritaron proclamas para que se mantenga la estación y exhibieron pancartas a favor del transporte público con lemas como «Las familias necesitan s’Enllaç abierto», «No cierren s’Enllaç» o «Salvad nuestro tren». No había policías y no se registró incidente alguno.

Uno portavoz del grupo de vecinos, Joan Pons, se dirigió a los concentrados para informarles de que el viernes se habían reunido con el director general de Mobilitat y el gerente de SFM y que les habían hecho tres propuestas. La primera es que la estación funcione como tal y que todos los trenes hagan parada, la segunda es que solo paren seis trenes (de los 18 que circulan) al día y la tercera es que se convierta en una estación bajo demanda; es decir, que el tren pare en la estación solo si lo pide un viajero. El Govern les dijo que estudiaría la «viabilidad técnica» de sus demandas y que les daría una respuesta este mes. Pons convocó también a los presentes a una torrada el mediodía del 19 de enero y a una tamborada el 2 de febrero.

Noticias relacionadas

Entre los asistentes estaban la alcaldesa de Llubí y otros regidores del gobierno. Dijeron que se oponen al cierre de la estación y que el pleno aprobará más adelante una moción manifestando este posicionamiento.

¿Trayecto más largo?

Hace tiempo que s’Enllaç no funciona como estación convencional: no hay tornos. No obstante, ha sido un punto de transbordo para los pasajeros que utilizan las líneas de sa Pobla y Manacor (en s’Enllaç cambian de los convoyes eléctricos a los diesel) y el vecindario lo aprovechaba para subir o bajar. Con las líneas ya electrificadas, parar en s’Enllaç es «innecesario». Por ello, y porque parar en este punto prolongaría la duración del trayecto, el Govern había anunciado su eliminación.