El aparcamiento ocupa una parcela de 1.673 metros cuadrados pero solo es legal el uso de 293 metros. | Elena Ballestero

20

La Agencia de Defensa del Territori del Consell ha dado 24 horas al Ajuntament de Campanet para cerrar el aparcamiento público de la calle Creu tras comprobar que ocupa 1.380 metros cuadrados de suelo rústico y por lo tanto carece de licencia. La agencia confirmó ayer la apertura del expediente disciplinario que podría acabar en una orden de demolición si el Ajuntament de Campanet, gobernado por Més, no consigue legalizar la actividad.

La instalación, que tiene capacidad para 55 vehículos resulta «vital» en la ejecución del proyecto municipal estrella de la legislatura, la creación de un itinerario urbano para viandantes que relega por primera vez los coches a un segundo plano en respuesta a una demanda que manifestó el propio pueblo en los primeros presupuestos participativos de la historia. El centro del pueblo está ahora patas arriba inmerso en las obras de creación de dicho itinerario.

La alcaldesa de Campanet, Magdalena Solivellas (Més), que reconoce la situación irregular, apela a la «imperiosa necesidad» de disponer de un aparcamiento público para poder completar a tiempo el proyecto de semipeatonalización financiado por el propio Consell de Mallorca a través del Pla d’Obres i Serveis.

El Ajuntament esgrimirá este mismo argumento en un recurso contencioso administrativo que tiene previsto registrar entre hoy y mañana en los juzgados para intentar frenar la orden de paralización de la actividad.

Mientras, el equipo de gobierno continúa la tramitación de una modificación puntual de la normativa urbanística con la que planeaba legalizar la actividad recalificando el suelo rústico (situado entre dos suelos urbanos) como suelo urbano.

El aparcamiento ocupa una parcela de 1.673 metros cuadrados de los que solo 293 son urbanos y el resto rústicos. La Agencia defiende su «imparcialidad» y afirma haber actuado «de oficio» tras leer en prensa la noticia de la inauguración del párking.