Unos treinta vecinos de Son Banya se concentraron el pasado 27 de septiembre en las puertas del Ajuntament de Palma. | J. TORRES

18

Tras el anuncio del traslado de familias de Son Banya a los municipios de Campos y sa Pobla, debido al desalojo del poblado, los alcalde de ambos municipios se reunieron este miércoles con el máximo responsable de Cort, Antoni Noguera, para trasladarle el malestar social surgido en sus localidades tras esta noticia y pedirle que el Ajuntament de Palma se replantee el traslado de las familias a la Part Forana. Ambos alcaldes instaron a Noguera a que dé marcha atrás en el traslado a sus municipios de estas familias.

El alcalde de sa Pobla, Biel Ferragut, explicó tras el encuentro que «hemos transmitido la problemática surgida en nuestros municipios y le hemos instado a que repiensen la instalación de estas familias en pisos propiedad del Ibavi tanto en sa Pobla como en Campos». Ferragut basó su petición en «la falta de recursos de los Servicios Sociales municipales, que ya no dan a basto» y en la larga lista de espera que existe de vecinos de sa Pobla que esperan poder acceder a una vivienda protegida.

El alcalde de sa Pobla indicó que «hay un centenar de habitantes en nuestro pueblo en lista de espera, que no entienden que ellos no puedan acceder a una vivienda protegida y que una familia de Son Banya sí». Ferragut quiso dejar claro que «sa Pobla ha demostrado en muchas ocasiones que es un pueblo solidario, pero habiendo necesidades en el municipio no podemos acoger a esta familia. No se trata de un mensaje contra ninguna etnia».

Por su parte, el alcalde de Campos, Sebastià Sagreras, coincidió con su homólogo de sa Pobla e indicó que «hemos pedido al alcalde de Palma que se busque una solución que no pase por la reubicación de estas familias en nuestros municipios. Somos solidarios siempre que podemos, pero en tema de vivienda también tenemos necesidades propias».

Por su parte, la regidora de Serveis Socials en Palma, Mercè Borràs, que también asistió al encuentro con los alcaldes y Antoni Noguera, explicó tras el encuentro que «se ha hablado de repensar los procedimientos. Esto significa mejorar la información y la coordinación». No habló de la petición de Ferragut y Sagreras de parar el traslado.

Borràs añadió que «atendiendo a la preocupación de los alcaldes, tendremos el máximo cuidado en el seguimiento y apoyo a las familias» y recordó que su realojo «se hace basándonos en los criterios de dispersión».

Sobre el número de familias que Cort quiere realojar en los pueblos, la edil apuntó a que «no hay intención de trasladar a más de una familia en un solo pueblo y tenemos garantías de que son familias con buenas previsiones de integración y están motivadas, igual que el resto de familias del poblado de Son Banya que ya han salido del poblado desde el pasado mes de julio sin ningún tipo de incidencia».