Miles de vehículos circulan por la carretera durante el verano. | P. AGUILO

9

El pleno del Ajuntament de Campos, celebrado en la noche de este jueves, acordó habilitar una partida de 100.000 euros para sacar a concurso la redacción del proyecto de ejecución de una nueva vía que debe discurrir por la parte alta del núcleo de sa Ràpita. La nueva carretera consistirá en una ronda urbana, ya que, según señalan desde el Ajuntament, en ningún momento discurre por terrenos rústicos.

La nueva vía debe partir de la rotonda ubicada junto al Club Nàutic de sa Ràpita y se prevé que en una primera fase pueda llegar hasta la zona del Dalt sa Ràpita. Discurriendo junto a la actual calle de sa Guàtlera. El Ajuntament solicitará ayuda supramunicipal para ejecutar el proyecto, que podría tener un coste total de más de tres millones de euros.

Desde el Consistorio indican que, dependiendo de las ayudas que puedan recibir, se ejecutará la primera fase o bien se continuará la ronda completando toda la parte alta del actual núcleo de sa Ràpita hasta la carretera de sa Vinyola, dejando así la continuidad de la vía por Son Bieló y s’Estanyol en manos del Ajuntament de Llucmajor.

La peatonalización o la reducción de vehículos en la actual carretera de primera línea de sa Ràpita es una demanda que los vecinos del núcleo costero de Campos vienen pidiendo en los últimos años. Además, este mismo verano el atropello de una joven que circulaba por el carril bici existente disparó todas las alarmas y aceleró y aumentó las peticiones al Ajuntament para dar una solución a la carretera.

Desde el Consell, responsable de la vía litoral también se trabaja para poder aumentar la seguridad en este tramo de carretera. La nueva ronda, que ya está proyectada en las normas subsidiarias de Campos, deberá servir para, una vez construida, poder afrontar la peatonalización de la actual carretera litoral ya que se dará una solución y no se deberá desviar el tráfico por las actuales calles del interior del núcleo urbano de sa Ràpita con los problemas que ello supondría para los vecinos y para unas calles que no están adecuadas para soportar el número de vehículos que hay en los meses de verano.

En el pleno también se debatió la propuesta de Més per Campos de conceder la distinción honorífica, Flor de Taparera, a la activista cultural Antònia Sitjar y al fotógrafo Guillem Moranta. La propuesta presentada por las dos regidoras de Més no salió adelante ya que el equipo de gobierno del PP, con mayoría en el Ajuntament, recriminó a Més «las maneras».

«No entramos en valorar si merecen o no la distinción. Pero hasta ahora y según el reglamento redactado por el PSM, debe ser una tercera parte del Consistorio o el equipo de gobierno quien proponga los candidatos», señaló el alcalde Sagreras.