Los campos están completamente cubiertos de agua. | Redacción Part Forana

15

Al menos dos fincas de Selva, situadas en las inmediaciones de la carretera de Moscari, han quedado totalmente inundadas después de que un tapón de restos vegetales y basura en el cauce del torrente de Massanella provocara el lunes por la tarde el desbordamiento de su cauce.

La Conselleria de Medi Ambient estudia sancionar a la empresa encargada de la limpieza del citado torrente por abandonar los restos vegetales en su cauce. Tanto los vecinos afectados como el Ajuntament consideran que el desastre podría haberse evitado y es que el alcalde Toni Frontera comunicó ya hace semanas a Medi Ambient que la empresa encargada de la limpieza no había completado su trabajo y había dejado numerosos restos visibles desde la carretera. «Después de mi llamada vinieron pero parece que solo quitaron lo que se veía desde la carretera», lamentó ayer Frontera.

Fuentes de Medi Ambient confirmaron ayer que el Ajuntament había advertido del peligro. «El Ajuntament nos avisó y se avisó a la empresa para que fuera a retirar los restos pero dejaron algunos porque necesitaban una maquinaria más pequeña. Este miércoles han vuelto», dicen desde la Conselleria.

Medi Ambient asegura que «si hay daños se abrirá un expediente». La Policía Local de Selva, alertada por los vecinos ha levantado acta. Ayer por la tarde los afectados seguían esperando una solución. «A medida que se va yendo el agua vemos que todo ha quedado lleno de basura, está destrozado», lamentaba Pau Coll. Su mayor temor es que las lluvias continúen.

inundaciones selva;