El Ajuntament de Manacor propone un sistema de cogestión con el Govern sobre las fincas de Cala Varques que permitiría tomar el control de la situación. El precio estimado de estas 50 quarterades es de entre 3,5 y 4 millones y todas ellas cuentan con la máxima protección medioambiental. | Redacción Part Forana

6

Manacor juega fuerte y ha presentado cuatro propuestas para optar al Plan de Impulso del Turismo Sostenible del Govern, una convocatoria que es posible a la recaudación del impuesto turístico conocido como la ‘ecotasa’.

Los proyectos en cuestión suman 15 millones de euros y contemplan la compra de las 50 quarterades de la finca de Cala Varques, la instalación de una desnitrificadora que permita la potabilización del agua de la ciudad, la ampliación del aparcamiento subterráneo de Porto Cristo y el cambio de la flota de los vehículos del servicio de aguas del Ajuntament.

La alcaldesa de Manacor, Catalina Riera (PI), afirmó que «los cuatro proyectos que presentamos están consensuados con todos los grupos políticos municipales», mientras que el delegado de Porto Cristo, Joan Gomila, explicó que «desde el año 2016 en Manacor se han recaudado unos 10 millones de euros por el impuesto turístico y hasta ahora Manacor no ha visto devolver ni un céntimo; esperamos que este año el Govern cumpla».

Así se propone que el Govern compre las parcelas que integran las casi 50 quarterades de Cala Varques que están declaradas Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), integradas en la Red Natura 2.000 y protegidas como Áreas Naturales de Especial Interés (ANEI) y Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA). El precio de estas parcelas se estima entre 3,5 y 4 millones de euros y según el regidor de Medi Ambient, Pedro Rosselló, «la obligación del Govern es recuperar y conservar los valores naturales de esta zona». Así, Rosselló apuntó que, «si lo creen conveniente, la finca podría ser de titularidad municipal y, en ambos casos, propondríamos formas de cogestión con todas las administraciones competentes».

Planta

El otro gran proyecto es la compra y la instalación de una planta potabilizadora de agua. «Después de la modernización de la red de agua ahora es posible y viable potabilizar el agua» manifestó la alcaldesa Riera. Este proyecto tiene un presupuesto de 3.685.683 euros y la potabilizadora tendría un coste de mantenimiento anual de 241.000 euros.

En cuanto al proyecto para mejorar la movilidad en Porto Cristo, Joan Gomila comentó que «en Porto Cristo no es fácil llegar a pie a la zona del centro, además hay falta de aparcamiento que impide eliminar plazas de estacionamiento y crear un espacio público de más calidad». Por ello se propone ampliar el actual aparcamiento subterráneo de la plaza de s’Aljub de modo que se multiplique por diez su capacidad y de la treintena de puestos actuales se puedan habilitar unos 340 coches.

En cuanto al cambio de la flota de vehículos, se apuesta por un modelo de transición energética hacia fuentes renovables y tecnologías alternativas.