Los coches colapsaron la carretera del Port hasta la playa de Formentor.

29

El cierre de la carretera de Formentor desde la playa hasta el faro provocó que el pasado miércoles, día festivo, se vivieran nuevas retenciones que desataron las críticas y quejas de los conductores.

Después de que el pasado 30 de julio se retirara la barrera y los coches llenaran por completo el faro, el pasado miércoles se optó por continuar con la carretera cerrada por lo que el colapso se produjo desde el Port de Pollença hasta la playa. El mayor problema se produjo cuando los aparcamientos, habilitados para que los visitantes puedan dejar sus vehículos y coger el bus lanzadera hasta el faro, se llenaron por completo. Los conductores tenían que dar media vuelta en el poco espacio que hay. Las retenciones fueron de casi dos horas.

La coincidencia de ser día festivo con la celebración de mercado en el Port de Pollença comportó que la vía sufriera una nueva saturación de coches. Desde el Consell de Mallorca trabajan para potenciar la concienciación de los conductores y así evitar que estas situaciones se repitan.

La semana pasada se cumplió un mes de la puesta en marcha de la iniciativa de cerrar la carretera de Formentor para evitar los colapsos en el faro, y la institución insular hizo un balance positivo. De hecho, unos 1.000 coches diarios han dejado de utilizar la carretera durante el mes de julio. La restricción de tráfico es de 10 a 19 horas y para poder visitar el faro, los visitantes tienen a su disposición un servicio de bus lanzadera.