Actuación de los cossiers en la plaza de la iglesia de Algaida. | M. Riera

1

El miércoles, día de Sant Jaume, todos los algaidins y algaidines se reunieron en la Iglesia Parroquial y la placeta para celebrar uno de los días más importantes para el municipio. A las 11 de la mañana el sacerdote ofreció una misa en honor a Sant Jaume en la que los Cossiers bailaron la danza de la Oferta. Una vez terminada la ceremonia, todos los vecinos se situaron en la placeta de la Iglesia para ver, una vez más, las danzas de los cossiers.

Después de una larga espera con el dimoni asustando y diviertiendo a los asistentes, los xeremiers empezaron a tocar y salieron los Cossiers para bailar por última vez en las fiestas de este año.

Estas fiestas han sido muy especiales para algunos vecinos, ya que se han incorporado nuevos cossiers y un dimoni. De este modo, el día de Sant Jaume la Dama fue Elionor Serra y estaba acompañada de seis cossiers: Joan Antoni Juan, Guillem Mascaró, Ramón Bibilioni, Celestí Oliver, Pau Fiol y Guillem Andreu. Joan Antoni Majoral encarnó de forma excelente el papel de dimoni.

Además de l’Oferta, danza que bailaron dentro de la Iglesia, en la placeta interpretaron el baile de Les Bombes, el de Mestre Joan, el dels Reis, el de la Flor de Murta, el de la Dansa Nova, Obriu-nos, Mergançó y Titoieta, que es el último y los cossierssiempre vencen al dimoni.

Tradición

Este año se celebra el 45 aniversario de la recuperación de la tradición del baile de los Cossiers en las fiestas de Sant Jaume. Es una danza en que la Dama, situada en el centro, dirige al resto de bailarines que normalmente la rodean formando un círculo.

El 24 de julio de 1973 un grupo de jóvenes decidió recuperar esta tradición para llenar el pueblo de color, música y olor a alfabaguera. Desde ese momento se ha ido renovando la vestimenta e incorporando nuevos miembros para que se mantenga esta tradición durante muchos años.