El interior de la urbanización de sa Caseta des Capellans, el pasado viernes, a rebosar de coches. | Antoni Pol

21

La Policía Local de Muro sancionó el pasado viernes a unos sesenta vehículos que habían aparcado dentro del Área de Circulación Restringida (Acire) de sa Caseta dels Capellans. Estos coches no tenían la tarjeta pertinente, obviando la señal que impide el acceso a los coches de otros pueblos al área restringida.

El sábado y el domingo, la policía también multó, pero menos que el viernes, señalaron fuentes consistoriales a este periódico.

El acceso a la urbanización en vehículo a motor es libre para todo el mundo, pero únicamente a la parte central, a la zona de aparcamiento general. El acceso a las calles interiores está restringido a los vehículos cuyos propietarios son murers o cumplen algún otro de los requisitos establecidos en la ordenanza que entró en vigor el año pasado.

La afluencia masiva de coches a la zona restringida de Capellans está relacionada con el inicio de la llegada del verano y la exitosa oferta de sus establecimientos de restauración y la capacidad insuficiente de su único aparcamiento.

Fuentes municipales indicaron que, al amparo de la normativa, la Policía Local seguirá multando a los coches que sigan entrando en la zona Acire.