Las obras de la residencia de mayores de Inca obligan a trasladarlos a Palma un año

| Inca, Mallorca |

Valorar:
preload
El edificio de la residencia Miquel Mir, situado en la céntrica calle de Sant Francesc de Inca, será objeto de una «reforma integral» presupuestada en 3,5 millones de euros.

El edificio de la residencia Miquel Mir, situado en la céntrica calle de Sant Francesc de Inca, será objeto de una «reforma integral» presupuestada en 3,5 millones de euros.

A. Pol

Los usuarios de la residencia para personas mayores de Inca serán trasladados temporalmente a la Llar d’Ancians de Palma a partir de septiembre. Previsiblemente deberán permanecer allí entre un año y un año y medio, hasta que finalice la reforma del edificio. El Ajuntament de Inca y el Consell de Mallorca cerraron este lunes los detalles del acuerdo por el cual la residencia pasará a ser gestionada en adelante por la institución insular. Los plenos de ambas administraciones deberán ratificar previamente el traspaso.

Este acuerdo incluye la reforma integral de la residencia situada en la calle Sant Francesc de Inca, presupuestada en 3,5 millones de euros. El vicepresidente del Institut Mallorquí d’Afers Socials, Javier de Juan, explicó que los trabajos de reforma comenzarán en septiembre y se prolongarán entre 12 y 18 meses. Durante este período, usuarios y trabajadores serán trasladados a la Llar d’Ancians, en concreto al edificio C, que fue estrenado la semana pasada con capacidad para 60 personas dependientes. Las familias de los 21 residentes que hay en Inca actualmente serán informadas del traslado hoy mismo. «Les ofrecemos lo mejor que tenemos en el Consell», manifestó De Juan.

No será la primera vez que los usuarios de un geriátrico público son trasladados temporalmente. Hace una decena de años, los ancianos de la residencia municipal de Alcúdia ya fueron reubicados de forma provisional en Palma a raíz de la rehabilitación del edificio. Pasaron dos años fuera de Alcúdia.

Al amparo del acuerdo alcanzado ayer, el Consell gestionará a partir del 1 de septiembre y hasta el año 2068 la residencia Miquel Mir. Se debe remarcar que la gestión será directa, es decir, que no se hará a través de una concesionaria (como ocurre en otros geriátricos). De Juan detalló que el Consell subrogará a los 30 trabajadores y que la futura residencia tendrá capacidad para 40 ancianos, diez más que en la actualidad.

En relación a la reforma, el vicepresidente del IMAS remarcó que el edificio de la calle de Sant Francesc necesita una remodelación «integral» para cumplir la normativa vigente. Las obras se licitarán próximamente.

La consellera insular de Benestar i Drets Socials y presidenta del IMAS, Margalida Puigserver, agradeció la tarea llevada a cabo por ambas administraciones en relación a la cesión y auguró que tendrá como resultado «un buen proyecto para los usuarios de la comarca de Inca». De Juan calificó el acuerdo de «histórico». El alcalde de Inca, Virigilio Moreno, señaló que el acuerdo «va a crear precedentes, puesto que supone una clara apuesta por los servicios públicos y la descentralización del servicio».

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.