Imagen de un ejemplar de 'ferreret'. | Redacción Digital

18

El ‘ferreret’, una especie endémica en peligro de extinción, ha vuelto a las montañas de Artà tras 2.000 años de ausencia. Gracias a la labor realizada por parte del equipo técnico del Parc Natural de Llevant este sábado se han podido contabilizar una población de 40 anfibios adultos que viven en este espacio protegido. Se trata de una buena noticia ya que el ‘ferreret’ es uno de los vertebrados más amenazados de Europa. Hasta ahora su hábitat conocido era la Serra de Tramuntana.

El primer fósil fue localizado en 1977 y esta especie fue descrita en 1981 cuando se encontraron las primeras evidencias de supervivencia de este anuro. El Govern balear impulsó en 1991 un primer plan de recuperación del ‘ferreret’ y, años después un segundo plan en 2003.

Alvaro Román es uno de los técnicos del Parc Natural al frente de este proyecto de recuperación que impartirá en na Batlessa de Artà, el día 7 de junio a las 20 horas, una conferencia para dar a conocer los detalles de esta recuperación. Así explicó a este periódico el proceso desarrollado para poder contar hoy con una población en el Parc de Llevant. «En 2012 se cogieron 72 larvas de un torrente de Tramuntana y se llevaron al Parc de Llevant.

Las larvas tienen un elevado índice de mortalidad. Cada año se han ido introduciendo más larvas y ha sido en 2015 cuando comprobamos que había empezado a criar y pudimos contabilizar 25 adultos. En 2016 introducimos 250 larvas y hubo 37 adultos y en 2017 500 larvas con el resultado de 40 adultos. Hoy podemos anunciar ya que el ‘ferreret’ vive de nuevo en el Llevant».

El Govern ha decidido hacer este anuncio en el marco de las actividades organizadas para celebrar el día mundial del medio ambiente. Ayer también se llevó a cabo en el Parc Natural unos talleres familiares destinados a conocer esta especie.

Los técnicos del Parc realizan una gran labor de control del comportamiento de estos animales cuando empiezan a cantar (abril- marzo), los adultos bajan al agua a llamar a las hembras y es en mayo-junio cuando ponen los huevos. La principal amenaza ha sido la serpiente de agua introducida en Balears en tiempos de los romanos e infecciones por un hongo.