Los mayores demostraron su destreza esquilando a la antigua con tijeras. | Gori Vicens

2

Un año más, y ya se cumplen una veintena, el pueblo de es Llombards ha celebrado la Festa des Tondre para recordar y mostrar esta antigua labor del campo a la antigua usanza.

Llega el mes de mayo y es tiempo de esquilar las ovejas. Como cada primer domingo de este mes, un buen grupo de tonedors se reúnen en el antiguo campo de fútbol para mostrar cómo se realiza el esquileo con tijeras al más puro estilo antiguo. Los mayores, muchos de los cuales lo han hecho toda la vida como trabajo habitual del campo, cogen las tijeras y demuestran su destreza.

Gente de toda la comarca y de todas las edades asisten a esta fiesta para conocer de cerca esta tradición. Además, personas de nacionalidad extranjera que viven en la Isla también se interesan por esta antigua labor del campo. Entre la música de los xeremiers, algunos tonedors explicaron que «antes la lana estaba muy bien pagada y podías pagar los jornales pero ahora no vale nada, hasta el punto que nadie la quiere porque no tiene uso».