El paso peatonal soterrado bajo las vías del tren es uno de los ejemplos de incivismo que se quiere evitar con la instalación de cámaras de vigilancia. El Ajuntament tendrá que cumplir con todas las normativas legales para llevar a cabo esta propuesta. | Assumpta Bassa

5

El Ajuntament de Manacor ha decidido poner fin al vandalismo en diversos espacios del municipio. Por ello instalará cámaras de vigilancia en los puntos más conflictivos con el objetivo que velar por la conservación del patrimonio, del mobiliario urbano y por las buenas prácticas cívicas.

La iniciativa deberá contar con todos los requisitos legales y disponer del visto bueno de la Delegación del Gobierno. Por ello, se convocará en breve una mesa técnica para abordar la propuesta y conseguir para ella un marco jurídico que la avale.

El departamento de Medi Ambient, que gestiona el regidor y exalcalde Pedro Rosselló, es el impulsor de esta actuación. Rosselló defiende que «tenemos que tomar cartas en el asunto porque el vandalismo y las malas prácticas además de ofrecer mala imagen cuesta dinero a los ciudadanos». Las quejas, sobre todo, provienen del mal uso de los parques verdes y más en concreto el de Porto Cristo, además de los continuos destrozos en los baños públicos del parque municipal de la ciudad o en el polémico paso peatonal soterrado bajo las vías del tren que además de pintadas sufre desperfectos y acumula basura y suciedad.

Espacios

Además de estos espacios públicos, el Ajuntament de Manacor también pretende instalar cámaras de vigilancia en los parques públicos y plazas, entre otros puntos todavía desvelados a la espera de la reunión de la mesa técnica. Rosselló afirma que «lo importante ahora es que todas las partes nos sentemos y tanto la Policía como la Guardia Civil y los asesores jurídicos nos digan cuál es la manera legal para poder controlar estos espacios», todo ello para conseguir el permiso de la Delegación de Gobierno.

De esta manera se pretenden varios objetivos. Por una parte que los parques verdes no se conviertan en lugares de abandono de trastos sin control, además de garantizar el buen uso de las instalaciones y de los depósitos destinados a las fracciones de reciclaje. Por otro, acabar con el incivismo y el vandalismo que afecta plazas y parques por falta de vigilancia.

El pasado verano, las quejas por el mal estado de la paso peatonal soterrado bajo las vías del tren fueron en aumento. Los vecinos de la zona y los usuarios mostraron su indignación por la acumulación de basura, colchones y otros restos además de los destrozos en la iluminación. Motivos que han llevado al pacto de gobierno PI-PP-AIPC a impulsar esta iniciativa para mejorar la imagen del municipio y para preservar el patrimonio de todos los vecinos cuyos destrozos tienen que sufragar.

Así, el regidor apunta que «estamos trabajando en ello para que la medida se pueda aplicar lo más pronto posible con todas las garantías».