El pleno aprobó por unanimidad la modificación del PGOU sobre estas urbanizaciones. | Joan Socies

5

Las urbanizaciones de Cala Pi, Vallgornera Nou y es Pas de Vallgornera no tendrán que contar con red de alcantarillado, ya que un informe recomienda la instalación de fosas sépticas ante el riesgo de derrumbe del suelo de la zona a causa de sus cavidades si se llegara a desarrollar una obra de tal envergadura.

El pleno del Ajuntament de Llucmajor ha aprobado por unanimidad de todos los partidos políticos una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que exonera a dichas urbanizaciones de habilitar la infraestructura.

La medida ha sido impulsada por el equipo de gobierno PSOE-Més-PI ante los informes técnicos del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), organismo público de investigación adscrito al Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, que recomienda la instalación de fosas sépticas homologadas en las viviendas de la urbanización debido «al elevado riesgo de derrumbe sobre la cavidad y otras zonas de las urbanizaciones» que supondría la construcción de la red de alcantarillado. El Consistorio también cuenta con el informe de repercusiones ambientales del Gabinet d’Anàlisi Ambiental i Territorial (GAAT) que apunta en el mismo sentido que el del IGME.
El regidor de Urbanismo, Jaume Tomás, explicó que «esta no es la solución que nos gustaría, porque apostábamos por el alcantarillado, pero ante los informes técnicos, aprobamos esta modificación puntual del Plan General para dar seguridad jurídica a los propietarios de estas urbanizaciones después de muchos años de incertidumbre».

La modificación puntual del PGOU permanecerá en exposición pública durante 45 días para la presentación de alegaciones por parte de los interesados. Posteriormente, será remitido al Consell de Mallorca, que deberá dar el visto bueno definitivo a este cambio normativo.