La imagen corresponde al mes de marzo de 2015, momento en el que el Ajuntament de Santanyí compró por 400.000 euros el convento de las hermanas franciscanas que estaba ya abandonado desde hacía dos décadas. Se trata de un inmueble muy apreciado por los vecinos de la localidad. | G.M.

3

Los vecinos de s’Alqueria Blanca contarán con un espacio dedicado a las entidades socioculturales y también para usos municipales. Las obras de reforma del convento de Ca ses Monges ya se han iniciado gracias a una primera fase que permitirá habilitar las primeras aulas para que puedan ser utilizadas lo más pronto posible por los cuariablanquers.

El Ajuntament de Santanyí invierte en esta actuación 60.000 euros, mientras están previstos 200.000 euros más que permitirán la reforma integral de todo este edificio que está catalogado y que fue adquirido hace dos años por el Consistorio por 400.000 euros. Está ubicado en la calle Convent y cuenta con una superficie útil de 1.000 metros cuadrados entre planta baja y dos pisos.

La intención del equipo de gobierno es habilitar en este inmueble una oficina municipal en la que los vecinos puedan realizar todo tipo de trámites. De esta manera se evitarán desplazamientos a Santanyí, en un claro objetivo de acercar la administración a todos los núcleos del municipio.