Varios representantes de MÉS per Inca criticaron en nuevo plan del Consell. | Maria Nadal

11

MÉS per Inca no quiere centros comerciales en el municipio. Así de claro se manifestaron este jueves los representantes de la formación, que criticaron que desde el Consell se impulse un plan de equipamientos que permita la construcción de nuevos centros comerciales con una superficie de hasta 30.000 metros cuadrados. Los regidores de MÉS per Inca (que forman parte del equipo de gobierno junto a PSOE, Independents y PI) anunciaron ayer que alegarán contra el artículo que permite estas nuevas superficies.

Antoni Rodríguez, Alice Weber y Biel Frontera aseguraron estar «sorprendidos» y «preocupados» por las consecuencias que podrán tener las grandes superficies en el pequeño comercio de la ciudad. «El comercio es el principal sector económico de Inca y ocupa a unas 2.000 personas, lo que supone el 20% del total de personas que trabajan en la ciudad», según palabras de Weber, que añadió que «nos preocupa cómo los centros comerciales podrán afectar al modelo de ciudad».

En el plan del Consell se indica que Inca ha perdido fuerza comercial con respecto a Palma y desde MÉS recogen con preocupación este dato, aunque consideran que la manera de impulsar Inca es a través de revitalizar los centros urbanos o de integrar los tejidos urbanos y comerciales, cuestiones que también se recogen en el plan del Consell.