Francina Armengol ha explicado las conclusiones de las pruebas en Consolat de Mar. | P. Pellicer

24

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha anunciado este sábado que se ha certificado científicamente la identidad de 14 represaliados de la Guerra Civil cuyos cuerpos se exhumaron de la fosa de Porreres, todos ellos víctimas de desapariciones forzosas, gracias al cotejo de muestras de ADN de familiares.

«Mi madre no tiene recuerdos de su padre y tengo que ir con mucho cuidado para explicarle que lo hemos encontrado. Aún no lo he hecho». Lo cuenta la nieta de uno de los identificados, todavía impresionada por la noticia pero con una idea clara: «Para mi familia se cierra una puerta, pero seguiremos trabajando para que esto lo pueda vivir todo el mundo, que puedan recuperar los restos de sus familiares y la dignidad que intentaron quitarnos y para que en este país de una vez haya verdad, justicia y reparación».

En su caso, su abuelo, fue detenido y encarcelado en julio del 36. «En casa se explicaba que lo encarcelaron, como a mucha gente en la isla, un día se escaparon y ya no se supo nada más de ellos». Sobre su hallazgo, afirma: «Emociona mucho. Cuando me lo dijeron no podía ni hablar».

Un picapedrero del Molinar, un payés de Selva, un maestro de obras de Muro, un dentista de Pollença, un carpintero de Palma, un ferroviario de Búger..., figuran entre los identificados, varios de ellos comunistas, otros republicanos, socialistas, de Esquerra Republicana y sindicalistas. En todos los casos fueron víctimas de desapariciones forzosas entre 1936 y 1937.

Se trata de Joan Canyelles, Rafel Cifre, Llorenç Coll, Baltasar Moyà, Gabriel Ferriol, Joan Losa, Mariano Galiana, Guillem Frau, Gaspar Macià, Miquel Ques, Ignasi Picornell, Jaume Capò, Tomás Seguí y Pere Vallespir.

Entre los identificados está el hermano de la política y sindicalista Aurora Picornell, el alcalde de Esporles Tomàs Seguí y el de Costitx Pere Vallespir.

Armengol se ha reunido este sábado con los familiares y, antes de hacer públicos los nombres en una rueda de prensa, el Govern había informado de la identificación a las familias. «Se han podido identificar 14 de las víctimas que fueron asesinadas en una época de la que no queremos olvidar lo que sucedió, gente que fue asesinada por defender la democracia, la libertad y por luchar por un mundo más justo», ha dicho Francina Armengol. Se les han entregado los certificados científicos para que las familias puedan recuperar los cuerpos.

La presidenta ha agradecido a los familiares «su eterna paciencia porque las instituciones han ido con mucho retraso, con 40 años de retraso en el deber cívico de devolver estas personas asesinadas a sus familias».

Noticias relacionadas

También ha agradecido su labor a las asociaciones Memoria Histórica de Mallorca y Forum de Ibiza y Formentera por la Memoria Democrática que han hecho posible los hallazgos. A este agradecimiento se ha sumado también la consellera de Cultura, Participación y Deportes, Fanny Tur, quien ha recordado que fueron las que «abrieron el camino y empujaron a las instituciones», y que también ha mostrado su gratitud a los ayuntamientos.

Armengol se ha comprometido a «seguir intensificado poder seguir abriendo fosas en Baleares» y ha tenido un recuerdo para las muchas familias cuyos desaparecidos aún no se han hallado.

La presidenta de Memoria de Mallorca y portavoz de la comisión técnica de la Ley de Fosas, Maria Antònia Oliver, ha detallado que los 14 identificados forman parte de las 71 desaparecidos que se buscaban en la fosa de Porreres.

Además hay otros 12 desaparecidos de los que «ni se certifica ni se descarta su identificación», porque no ha podido ser confirmada científicamente todavía pero se continuarán otros tipos de estudios, ha detallado Oliver.

En la primera fase de la exhumación de dicha fosa, técnicos de la sociedad de ciencias Aranzadi extrajeron restos de 48 víctimas, así como de 91 familiares que se remitieron para su análisis y cotejo al centro de investigación Lascaray Ikergunea.

Basándose en protocolos internacionales de trato de la información a las víctimas, la comisión ha reunido a las víctimas tras conocer los resultados del laboratorio para informarles, y también han avisado a los familiares de las víctimas de las que no se ha obtenido resultado positivo.

Oliver ha destacado que «en esta fosa hay víctimas de una violación gravísima, las desapariciones forzadas. Todos coinciden en una cosa muy significativa, que las autoridades negaban su desaparición».

Tras la exhumación de ocho de las nueve fosas del cementerio de Porreres, el Govern trabaja para afrontar la segunda fase, con el fosa que queda pendiente, que no se ha llevado a cabo por su complejidad dado que tiene nichos encima. La consellera Tur ha detallado que está en fase de concurso la tramitación del proyecto de desmontado y reconstrucción de esos nichos «para culminar una de las mayores fosas de las islas».