El equipo de gobierno, integrado por PSOE-Més-PI, muestra su satisfacción por poder llevar a cabo el anhelado proyecto de remodelación. En la imagen, Jaume Tomàs, Maria Antònia Gil, Bernadí Vives (alcalde), Lucía Escribano y Miquel Àngel Serra. | Redacción Part Forana

El Govern y el Ajuntament de Llucmajor reformarán la plaza de la Reina María Cristina del Arenal, más conocida como la plaza naranja. A lo largo del próximo año será objeto de una profunda remodelación, con una inversión de 520.000 euros, una cantidad que aporta el Govern procedente del Consorci Borsa d’Allotjaments Turístics en un 80 por ciento y el resto de la inversión correrá a cargo del propio Ajuntament de Llucmajor.

La remodelación de la plaza del Arenal lleva más de diez años en danza. Fue en el año 2008 cuando se propuso un primer proyecto para reformar este emblemático y ahora degradado espacio del núcleo costero más importante de Llucmajor. En el proyecto ahora impulsado por el equipo de gobierno, PSOE-Més-PI, se señala la intención de «poner en valor la plaza para uso de la ciudadanía y de los visitantes, una plaza actualmente bastante degradada y anticuada».

«El paso de los años ha supuesto una degradación del entorno con la existencia de mobiliario urbano anticuado, edificaciones fuera de uso que ocupan espacio de la plaza y una obsolescencia del sistema de iluminación y riego de las plantas así como una falta de ordenación de ciertos espacios que merecen ser modernizados», se justifica en los detalles del proyecto.

Uno de los puntos importantes de la reforma es conservar el máximo número de plazas de aparcamiento de vehículos y, a la vez, mantener algunas de las singularidades del espacio a fin de no perder la esencia del lugar, manteniendo el arbolado y aumentando el espacio verde.

Con todo ello, el proyecto de remodelación quiere ser un paso más hacia el desarrollo socioeconómico de la zona costera, mediante la disponibilidad de más espacios públicos abiertos para los residentes y visitantes.