Los propietarios de las viviendas vacacionales de Muro están indignados por la subida de la tasa de basura. Los propietarios de la casa de la imagen, que se encuentra en Son Morei, han pasado de pagar 97 euros anualmente a tener que abonar 402 euros este año. | Redacción Part Forana

20

Una vivienda turística vacacional de seis plazas que se encuentra en la zona rústica de Son Morei, en Muro, pagó el año pasado 97 euros por el recibo de basura. Este año ha pagado 402 euros. La cantidad aumenta hasta los 804 euros en el caso de una vivienda de 12 plazas, lo que supone un incremento del 828%. Este hecho ha provocado la indignación de los propietarios de las casas turísticas del municipio que han padecido un incremento medio de la tasa de basuras de un 548%. La subida viene dada después de que el Ajuntament aprobara el año pasado aplicar la misma tarifa a las plazas de las casas vacacionales que las que tienen los hoteles de la Platja de Muro, es decir 67 euros por plaza.

Noticias relacionadas

El presidente de la Federación de Estancias Turísticas Vacacionales de Mallorca, Jordi Cerdà, se mostró indignado por el aumento y sentenció que «si tenemos que pagar como los hoteles, queremos los mismos servicios». Cerdà se refirió a que los edificios hoteleros tienen el servicio de recogida de basura ante sus establecimientos, mientras que «nuestros clientes se deben desplazar para encontrar algún contenedor donde tirar la basura». Ante esta situación, la federación ha convocado una reunión con todos los afectados para el próximo viernes por la tarde en la que se decidirán las medidas a tomar.

El alcalde de Muro, Martí Fornés, (vinculado profesionalmente al sector hotelero) aseguró que el Ajuntament no cobra más de lo que cuesta el servicio. De hecho, el equipo de gobierno (CDM, PI y PP) aprobó el año pasado «bonificar a los generadores singulares –hoteles– que reciclen las diferentes fracciones de papel, vidrio, cartón y, sobre todo, orgánica. Cuanto más reciclan, más bonificaciones tienen». Sobre la posible revisión de las tarifas, el alcalde indicó que «para el año que viene ya no hay tiempo, pero se está ultimando la redacción del pliego de condiciones para el nuevo concurso de basuras en el que se obligará a la nueva concesionaria a hacer un estudio detallado de la generación de residuos en el casco urbano, en rústico, en Capellans o la zona hotelera. De esta manera, cada zona pagará por la basura que genera».