Sandra Espeja y Josep Manchado en los Tossals Verds.

19

Las cinco fincas públicas del Consell con unas extensión de 1.280 hectáreas serán declaradas ‘Refugis de fauna’ o, lo que es lo mismo, no se permitirá la caza dentro de sus límites. Así lo anunció la consellera insular de Medi Ambient, Sandra Espeja que, simbólicamente, colgó ayer el primer cartel de ‘refugio’ en la finca de los Tossals Verds en el municipio de Escorca.

«Hemos tomado esta decisión porque consideramos que toda la gente debe poder disfrutar de las fincas públicas con seguridad», explicó Espeja que apareció acompañada por el director insular de Medi Ambient, Josep Manchado. Espeja añadió que estas reservas se convertirán también en un «espacio de recuperación de especies».

En total el Consell de Mallorca cuenta con las fincas públicas de Son Amer (Escorca); la Coma d’en Vidal (Estellencs); son Macip (Escorca); Son Fortuny (Estellencs), y el Tossals Verds.

El grupo ecologista GOB es la entidad que más ha potenciado la creación de estos refugios previstos en la Ley de Caza. El año pasado el GOB contabilizaba un total de 58 refugios de fauna, bien de titularidad pública como privada. La finca de la Trapa fue el primer Refugio de Fauna tras la adquisición por parte del grupo ecologista para evitar su urbanización. Tras ese inicio, otras fincas públicas también se han convertido en refugios, así como pequeñas fincas privadas como son Mulet y sa Gabriela, en el municipio de Llucmajor donde los particulares han hecho esta declaración ante el Consell de Mallorca. El GOB tenía contabilizados en enero del 2016 un total de 8.531,37 hectáreas declaradas como refugios. A estas habrá que incluir ahora las 1.280 hectáreas de las fincas públicas del Consell.