Miquel Àngel March. | Archivo UH

1

El alcalde de Pollença, Miquel Àngel March (Junts); el exalcalde Bartomeu Cifre (Tots) y los asistentes de la junta de gobierno celebrada el 5 de mayo de 2015 declararán el próximo lunes 10 de abril en calidad de querellados en el juzgado de Inca por un presunto delito de prevaricación administrativa por consentir que la familia Valls haya explotado económicamente el quiosco de helados del Moll sin licitación pública.

La jueza abrió diligencias previas a raíz de una querella presentada por una empresa el pasado mes de julio.

El auto judicial fechado el 31 de enero de este año, dos días antes de que el Ajuntament de Pollença desmontara definitivamente el quiosco de los helados del Moll renunciando a sacarlo a licitación, ordenaba tomar declaración a la querellante y a los querellados, obtener copia íntegra del expediente relativo a la concesión del espacio público e investigar el patrimonio de los querellados por si fuera oportuno exigirles fianza.