Escultura de sor Maria Rafela. | Redacción Digital

El Papa ha reconocido las virtudes heroicas de sor Maria Rafela Lladó Sala (Campos, 1814-1899), esto supone que se pueda hablar de ella como venerable y es el segundo paso en el proceso que se sigue para posible la beatificación y posterior canonización.

Entre los reconocimientos que le han valido la conversión en venerable de sor Maria Rafela del Sagrat Cor de Jesús está la fundación de la congregación de las Missioneres dels Sagrats Cors de Jesús i Maria en 1891 así como que fuera un exponente de una catequesis renovada dirigida a las jóvenes y mujeres de su tiempo. La venerable acompañaba a éstas ya fuera personalmente o en grupo por medio de ejercicios espirituales que compaginaban con su vida diaria.

Inicio

El proceso para su beatificación se inició en 1992 y diez años después los vecinos ya reclamaban una reactivación del proceso de sa Mestra Cases Noves, como la conocen en su Campos natal.

Sor Maria Rafela fue declarada hija ilustre del municipio en el año 1958 y es por el momento la única mujer que figura con un retrato en la galería de la Sala.

Desde entonces se han sucedido las muestras de devoción y apoyo a la que entonces era Sierva de Dios, además de los tradicionales homenajes que le rendían los escolares.

Su congregación se ha extendido por Catalunya, Navarra y Extremadura, en España, y en el extranjero en lugares tan lejanos como Ruanda, Uganda, México, Puerto Rico, República Dominicana y Guatemala. Además es protagonista de múltiples publicaciones que recogen su herencia.