Aunque en números globales hay más plazas hoteleras que vacacionales en la Isla, las plazas en viviendas superan ya a las de hoteles en 36 de los 53 municipios que hay en Mallorca. | Jaume Morey

22

El número de plazas turísticas vacacionales autorizadas por la Conselleria de Turisme del Govern balear supera ya al número de plazas hoteleras en 36 de los 53 municipios de Mallorca. Todos están ubicados en la Part Forana. Pollença, cuna del alquiler de villas turísticas, lidera el ranking con 7.134 plazas hoteleras distribuidas en 77 establecimientos y 8.999 plazas vacacionales distribuidas en 1.522 villas.

No en vano fue precisamente el ‘overbooking’ en los hoteles de la Cala Sant Vicenç (Pollença) el que derivó hace treinta años en la creación de una nueva actividad empresarial, hoy completamente en auge, la del alquiler turístico vacacional.

Cada vez son más los turistas, especialmente las familias, que demandan el alquiler de estancias vacacionales (generalmente por semanas) en las villas turísticas. Existen agencias de alquiler especializadas en el turismo vacacional de modo que se pueden contratar en el mercado paquetes combinados que incluyen el alojamiento, un vehículo de alquiler y servicios de lavandería, limpieza y cambio de sábanas tres días por semana.

El fenómeno, que hace veinte años era un fenómeno exclusivo de la zona norte y Cala d’Or se extiende hoy por toda Mallorca y adelanta al negocio hotelero especialmente en los municipios de interior y en la Tramuntana, donde la planta hotelera está menos desarrollada. Incluso en los dos únicos municipios de Mallorca que carecen de plazas hoteleras (Escorca y Sant Joan) se ofertan plazas vacacionales, 357 en total (87 y 270 respectivamente).