Imagen de Cala s’Almunia que muestra el colapso de vehículos en las vías de acceso a esta zona costera del municipio. | Ultima Hora

2

Un verano en la costa para olvidar. Problemas de tráfico, aparcamientos cerrados o la saturación en las playas, ha sido la tónica general en las zonas vírgenes. Campos, Santanyí, Pollença, Artà o Manacor han padecido las consecuencias y algunos ayuntamientos ya han tomado cartas en el asunto para que la próxima temporada empiece con buen pie.

El Ajuntament de Santanyí ha decidido poner freno a esta saturación de vehículos en su costa y ha pedido a la Conselleria de Territori, Energia i Mobilitat del Govern que habilite buses lanzadera en vistas a la próxima temporada turística de 2017 que conecten Santanyí con Cala s'Almunia y también que recorran diferentes núcleos hasta Cala Mondragó y s'Amarador.

Balance

En caso de aceptarse este servicio se trataría del segundo caso en Mallorca ya que en junio se habilitó un bus que une sa Ràpita con la zona de ses Covetes y es Trenc con el objetivo, también, de evitar la masificación de vehículos al haberse cerrado los aparcamientos ilegales.

De los datos facilitados por Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM) se puede deducir que el servicio de buses entre sa Ràpita y es Trenc ha tenido muy buenos resultados. De esta manera han utilizado los buses un total de 24.170 pasajeros desde 4 de julio hasta el 11 de septiembre. El perfil más habitual de usuario de esta línea ha sido del extranjero que viaja en familia.