La familia Valls explota el quiosco de helados del Moll desde los años cincuenta pero a día de hoy carece de título habilitante. | Efe

9

El alcalde de Pollença, Miquel Àngel March, firmó el viernes la orden de desalojo del quiosco que regenta Gelats Valls en el Moll. Se prevé que la noche de este jueves se de cuenta al pleno del decreto de Alcaldía que se ha demorado casi seis meses desde el inicio del expediente el pasado mes de abril.

Cabe recordar que el juzgado de instrucción de Inca ha admitido a trámite una querella interpuesta a finales de julio por presunta prevaricación contra el alcalde, Miquel Àngel March y el exalcalde Bartomeu Cifre Ochogavía, en relación a estos hechos. Considera que existen sospechas suficientes de que puede haber habido un trato de favor hacia la empresa que viene explotando el quiosco desde finales de los años sesenta y que a día de hoy carece de título habilitante.

El equipo de gobierno municipal (Junts-UMP) sigue sin convocar el concurso público para explotar el quiosco de helados en libre concurrencia, convocatoria de concurso que se demora desde enero de 2016. El alcalde había justificado hasta ahora la demora en la convocatoria en el hecho de que quería acompasar el desalojo con el concurso público.