A finales de 1957 se inauguró en la bahía de Alcúdia la central eléctrica de Alcanada. | Elena Ballestero

Endesa solicitó formalmente el pasado viernes al Ajuntament de Alcúdia una licencia de obra para desmantelar y demoler la vieja central eléctrica de Alcanada Alcudia I. Diseñada en 1955 por el arquitecto Ramón Vázquez Molezun (medalla de oro de Arquitectura en 1992) el complejo es uno de los pocos que forman parte del patrimonio histórico industrial protegido de la Isla.

La vieja central térmica fue incluida en el Pla Territorial de Mallorca como un área de reconversión territorial, con el objetivo de revitalizar el espacio y convertirlo en un referente cultural y turístico. En el año 2006 el Consell de Mallorca convocó un concurso de ideas para transformar el complejo en el futuro museo de las artes y las ciencias de Mallorca. Fue seleccionado como ganador El clar al bosc, del arquitecto de Pamplona Alonso Hernández. El coste de la reconversión de la vieja central se cifró en 21 millones de euros pero la llegada de la crisis económica dejó el proyecto paralizado.

Hace unos meses la consellera insular de Territori, Mercedes Garrido, rescató la idea original y puso a su equipo técnico a trabajar en el área de reconversión. La prioridad es la reconversión paisajística y no se han dado a conocer hasta ahora los planes que tiene la institución insular para los viejos edificios industriales. La solicitud de licencia de desmantelamiento y demolición de la central eléctrica ha cogido ahora por sorpresa al Ajuntament.

Endesa rechazó este miércoles hacer declaraciones sobre un asunto que en estos momentos está en manos de los técnicos. A la espera de que los técnicos municipales de Urbanismo informen sobre la licencia, el alcalde, Antoni Mir, mostró sus reservas sobre la posibilidad de autorizar la demolición.