Unas 7.000 personas han participado en la edición 38 de la Pujada a Lluc a Peu de la Part Forana. | P. Pellicer

10

Siete mil personas procedentes de 45 pueblos de Mallorca peregrinaron el sábado por la noche hasta el Santuari de Lluc para honrar a la Mare de Déu. Organizar la marcha resulta cada año más complicado debido al endurecimiento de las normas de seguridad. Así, la de este fin de semana ha sido la marcha más ‘segura’ de la historia de este evento que organiza la Associació d’Antics Blavets.

La Pujada a Lluc a peu de la Part Forana cumple treinta y ocho años. Como es tradición se celebra el segundo domingo del mes de septiembre coincidiendo con los actos de la Diada de Mallorca. La organización destaca el papel que juega la marcha como símbolo religioso y cultural que vertebra a la Part Forana.

La salida oficial de la marcha oscila entre las 19 y las 20 horas, dependiendo del punto de partida si bien los hay mucho más madrugadores. A partir de las seis de la mañana los peregrinos comienzan a alcanzar el Santuario y se reúnen en Ca s’Amitger. A las 8.00 horas los gigantes de los diferentes pueblos de la Part Forana son los protagonistas. Junto a las colles de xeremiers acompañan a las autoridades hasta el Acolliment donde se celebra la Eucaristía.