El depósito del barrio del Serralt será objeto de rehabilitación a partir de mañana. | Guillem Mas

9

Con el objetivo de atajar las fugas en la red de agua potable de la ciudad y mejorar el servicio, el Ajuntament de Manacor invertirá 500.000 euros en una novedoso sistema de alarmas que avisará de cualquier incidencia en la infraestructura.

Esta inversión coincide con las intervenciones realizadas durante este verano en diferentes puntos de la ciudad y que han conseguido reducir en un 50 por ciento las fugas.

Hay que recordar que el pasado mes de junio, Manacor tenía problemas de suministro de agua y todo hacía presagiar la aplicación de restricciones. La reducción de las fugas ha supuesto que los pozos de la ciudad funcionen cuatro horas menos al día, que la presión del agua sea la correcta y que a día de hoy no haya problemas por lo que se refiere al suministro a pesar de la fuerte sequía existente.

La regidora de Economía y responsable de la empresa municipal SAM, que gestiona el servicio de agua potable, confirma que «gracias a la campaña de detección y arreglo de fugas hemos podido reducir un 50 por ciento la pérdida de agua por las tuberías de la ciudad». Además, destaca que «ahora podemos decir que el suministro de agua es correcto y que la presión es la indicada».