Nueve restaurantes del municipio ofrecieron sus platos. | J. Socies

1

Sant Llorenç fue el primer municipio en apostar, ahora hace 20 años, por una feria nocturna. La edición celebrada en la noche de este sábado volvió a tener a la antigua estación de tren como escenario. Y la dieta mediterránea, la gastronomía que tenemos más cercana, fue su plato fuerte.

Un año más nueve restaurantes ofrecieron pequeños bocados en forma de tapa. Taronja Negre, Food-Truck Variat, Cala Moreia, Can Pedro, Hotel Sentido, Castell de Mar, Carpediem Toni’s, Sattic Hotel y Boscana Streetfood pusieron sobre la mesa distintas elaboraciones realizadas con productos cien por cien mediterráneos.

En la estación la velada fue animada por un pasacalles de la Xaranga dels Valencias y por la música de los algaidins de s’Arrual Jazz Mort. Actuaciones que fueron seguidas por un numeroso público.

Y a partir de la medianoche, no faltó la tradicional verbena.