El pasado otoño el conseller Vidal visitó Portocolom para conocer de cerca las opiniones contrarias de vecinos, pescadores y Ajuntament de Felanitx. | Joan Socies

8

El permiso para el proyecto de instalación de la granja de engorde de doradas y lubinas junto al puerto de Portocolom en Felanitx ha caducado. El pasado mes de enero la Conselleria de Medi Ambient, Agricultura i Pesca concedió un plazo de medio año al adjudicatario de la concesión para «finalizar e iniciar la explotación» de la piscifactoría que venía reclamando instalar en las inmediaciones de la bocana del puerto desde hacía varios años.

Pese a contar con la oposición de todo el Consistorio de Felanitx, los pescadores de Portocolom y los vecinos del núcleo costero, el proyecto se reactivó a finales de la legislatura pasada después de más de 12 años de trámites. Cuando se conoció el proyecto los vecinos y pescadores mostraron, una vez más, su descontento con la iniciativa a la que enseguida la Conselleria respondió manifestando que «con la normativa actual, el proyecto no se hubiera podido llevar a cabo» pero que, una vez dada la autorización, «lo que hará la Conselleria es mirar con lupa» que el proyecto se desarrolle según la ley.

El interesado en realizar la instalación, Miquel Planas, por tanto a día de hoy ni tan siquiera ha iniciado las obras de instalación de la granja. Y recordemos que en estos seis meses debía «finalizar las obras de instalación e iniciar la explotación».