Los padres de Joan Ramis han iniciado una campaña por las redes ‘UnATEperenJoan’ para recuperar la ayuda. | C.F.

30

Joan Ramis Pons tiene cinco años y es el único caso en Balears que sufre el síndrome Smith-Magenis, una enfermedad registrada como rara de origen genético. El niño, que hasta ahora ha disfrutado del servicio de Atención Técnica de Educación (ATE) en el CEIP Duran Estrany de Llubí, sufre un retraso mental de gravedad junto con un conjunto de anomalías congénitas que hacen imprescindible la continua atención y supervisión de un adulto.

Los padres de Joan, Margalida y Jordi, recibieron la semana pasada una llamada del colegio indicando que la Conselleria se niega a seguir ofreciendo esta ayuda a Joan en la escuela de Llubí para el curso que viene.
«Es un anuncio a traición, en el momento más inoportuno, cuando las vacaciones de verano ya han empezado para que los padres no puedan organizarse en contra de esta decisión», aseguran los padres del afectado.

En la solicitud de personal auxiliar ATE del próximo curso, la Conselleria valoró con un «no» el informe y como justificación señaló que «el alumno se encuentra en Educación Infantil y en esta etapa cuenta con los recursos para atender las necesidades mencionadas. No corresponde ATE».

Por ello, Jordi y Margalida no han querido esperar más y han iniciado una acampaña en la red social de Facebook bajo el título Un ATE per en Joan para difundir su caso y organizar próximas movilizaciones.
«Antes no exponíamos a Joan en las redes, pero ahora, que están jugando con su futuro, no lo vamos a permitir», insiste el padre. Los padres se reunirán con la Conselleria este viernes.