En las redes se mezcla la captura de la gamba roja con otras especies, puesto que la pesca se realiza por arrastre. | X. FUSTER

8

Las bajas capturas de la gamba de Sóller son algo muy puntual que se suele dar de forma cíclica todos los veranos, según apuntaban desde Opmallorcamar. Este hecho se produce muchas veces y es posible que vuelvan a aparecer en la costa sollerica en el transcurso de siete u ocho días. Aunque a día de hoy no existe un acuerdo científico de por qué se produce este fenómeno regular.

Lo cierto es que la flota pesquera mallorquina lo tiene presente a la hora de realizar sus previsiones y no por ello dejan de faenar, puesto que no sólo se dedican a la captura de la gamba roja, sino que faenan también con otro tipo de capturas.

Como consecuencia de la ausencia del producto estrella de la comarca, se suele dar un encarecimiento del precio que puede situarse en un 10, un 15 o un 20 por ciento sobre su precio habitual.

En concreto, ayer la gamba extra, que suele oscilar entre los 50 y los 60 euros kilo, estaba entre los 70 y los 80 euros, mientras que la mediana, que suele estar en torno a los 42-43 euros, estaba entre los 50 y 60. Las embarcaciones que se dedican a la captura de la gamba de Sóller suelen pescar entre 250 y 300 kilos de gamba roja, mientras que en la última semana han conseguido muchos menos, con prácticamente una reducción del 60 por ciento.

Como señalamos, esto no supone que los barcos queden amarrados a puerto, puesto que pueden seguir con la pesca de arrastre capturando otras especies, algo que tienen contemplado en sus planes de faena de la temporada.

Lo cierto es que el descenso se ha notado mucho en la mejor de las zonas productoras, un descenso que los pescadores han llegado a calificar como «drástico».

En Sóller, las capturas suelen ser de entre 30 o 40 kilos, cuando miércoles y jueves fueron de diez y doce kilos por embarcación.