Imagen de archivo de una actuación del correfoc protagonizado por Arrels de la Vall | M. Joy

13

Las desavenencias entre el párroco Toni Vadell y el expresidente de la asociación Arrels de la Vall, Toni Serra, llevaron a suspender el viernes por la noche el tradicional correfoc de las fiestas patronales, a cargo de los dimonis de Mancor.

La asociación había llenado de pirotecnia el campanario pese a la prohibición expresa del rector, que sí había autorizado la instalación de iluminación especial en la fachada. Hace unos años la pirotecnia ya provocó la rotura de algunas tejas y un canalón en la iglesia por lo que, tras la restauración del campanario, el actual rector Toni Vadell no quería volver a correr riesgos.

Vadell explicó ayer que el miércoles se dio cuenta de que Arrels había montado sin su consentimiento la pirotecnia en el campanario por lo que pidió que la desmontaran el jueves, pero el viernes seguía ocupando el mismo espacio. Ante el temor de que los dimonis hicieran uso de la misma en contra de las advertencias de la parroquia el rector pidió a la asociación que excluyeran el campanario del itinerario del correfoc. Arrels optó por suspender la actuación ante el estupor de los vecinos.