Imagen de la playa del Port de Pollença. | Maria Nadal

7

El Ajuntament de Pollença ha informado en un comunicado que este jueves se ha recibido la autorización de Demarcación de Costas del proyecto de playas 2016-2019, en el que «se aprueba prácticamente la totalidad de elementos solicitados, con el nuevo replanteo de las playas».

Indican que esta autorización incluye numerosos elementos nuevos para el municipio, como la tipología de hamacas y sombrillas que se instalarán, la ordenación de las mismas dando más espacio libre en la playa, la existencia de cajas de seguridad, la accesibilidad total en las playas y la cantidad y calidad de los juegos infantiles que se instalarán en los próximos 4 años.

Además, resaltan otros aspectos «pioneros a nivel autonómico», como la naturalización de una playa artificial con vegetación autóctona, la existencia de juegos infantiles para niños discapacitados o el propio centro de integración social, para discapacitados físicos, psíquicos y personas en riesgo de exclusión, que incluirá un quiosco gestionado por una ONG como centro de trabajo para estas personas.

«Este proyecto es pionero, innovador, y situará a las playas del municipio en un nivel superior. Ha llevado mucho trabajo porque hemos tenido que superar muchas dificultades, pero cuando en breve se pueda ejecutar seremos de nuevo un referente en Balears», manifiestan fuentes municipales..

Licitación de las playas

Por otra parte, este jueves se ha reanudado el plazo de licitación del distintos servicios de playas, que se había suspendido como consecuencia de las reclamaciones presentadas por entidades y particulares.

El plazo final para presentar propuestas para explotar las playas del Portde Pollença, Formentor y Cala San Vicente finalizará el próximo lunes.