3

El alcalde de Calvià, Alfonso Rodríguez Badal, se ha desplazado a Madrid junto a la teniente de alcalde de Economía, Empleo e Innovación, M. Carmen Iglesias, para exponer el proyecto Calvià municipio inteligente ante el órgano instructor y la comisión de evaluación del Programa de Ciudades Inteligentes de la Agenda Digital para España.

El alcalde ha señalado que «Calvià ha de ganar en modernidad e innovación para ser de nuevo líderes turísticos y para fomentar la participación ciudadana y la administración electrónica. Aplicaciones móviles ofrecerán a nuestros visitantes toda la información que deseen y nos darán a su vez la información necesaria para mejorar nuestro destino y nuestra promoción en cada país origen. La innovación tecnológica es también calidad, y nosotros queremos ser un destino turístico y un municipio reconocido por su calidad».

El objeto de esta audiencia es conseguir cofinanciación de los Fondos Feder de la Unión Europea, a través del Programa que en España gestiona el organismo Red.es del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Se trata del procedimiento que se ha establecido para todos los municipios que han presentado candidatura, entre los que se encuentra Calvià. El importe del proyecto es de 2,8 millones de euros en 2 años, de los que el Ayto aporta 400.000 cada año. Cantidad que ya está contemplada en los presupuestos de 2016 para iniciar las actuaciones previstas.

Calvià municipio inteligente «pretende mejorar la calidad de vida tanto de la ciudadanía, como de los visitantes, a través de las nuevas tecnologías, en un entorno de desarrollo sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Para su candidatura, se ha recabado el apoyo del sector turístico, empresarial y ciudadano».

Las acciones que recoge el proyecto, se estructuran en 4 ejes: Turismo, Ciudadanía, Gobierno y Eficiencia energética y medio ambiente. Recoge actuaciones como: APP Destino Inteligente para que el visistante disponga vía web y App de toda la información que ofrece Calvià; wifi en playas y paseos; control de plazas ocupadas en aparcamientos municipales; mención de ruidos y elaboración de un mapa de ruidos; control de calidad del agua de baño en tiempo real; o control de llenado de contenedores, entre otras.