Imagen de archivo del homenaje que el pueblo rinde cada año a los represaliados en el cementerio. | Antoni Pol

21

Junts per Alaró, el único partido de derecha (formado por militantes del PP e independientes) con representación en el Ajuntament, abandonó el pleno del jueves a media sesión en señal de «protesta por la falta de iniciativa del gobierno» municipal, compuesto por el PSOE y MÉS. Los seis regidores de Junts se levantaron justo cuando se iba a debatir y votar una iniciativa para que el Govern abra la fosa de la Guerra Civil, otra para que el Ajuntament se adhiriera a la llamada querella argentina (crímenes contra la humanidad en la Guerra Civil y el franquismo) y, por último, una propuesta para reclamar un nuevo modelo financiación autonómica al Gobierno. Las mociones se aprobaron con los votos favorables del PSOE y MÉS. «Es una medida de protesta porque hace dos sesiones que el gobierno no lleva a debate ninguna propuesta que sea competencia del pleno. Reclamamos que presente propuestas para solucionar los problemas que tiene Alaró», argumenta Junts.

Guillem Balboa, teniente de alcalde, calificó de «triste» la actuación de la oposición. «En el pasado ejercicio (gobernando el PP) se debatieron y votaron muchas mociones que, según el criterio que ayer defendió Junts, tampoco afectarían a Alaró. Lamentamos lo que hicieron, puesto que pensamos que son asuntos suficientemente relevantes como para que la oposición haga valer su opinión».