Representantes de la acusación, entre los que se encuentran Jaume Sastre (segundo por la izquierda) y Joan Lladó (tercero por la derecha). | Guillermo Esteban

3

El juicio por los incidentes registrados en la piscina de la propiedad que Pedro J. Ramírez posee en la Costa dels Pins ha sido suspendido.

La vista, que se debía celebrar este miércoles, ha quedado en el aire tras presentar un escrito la abogada del periodista, que estaba citado como testigo. En él, Cristina Peña comunica que se encuentra indispuesta y que su estado no le permite trabajar en tres días. Por ello, el juicio ha vuelto a ser señalado para los días 5 y 6 de mayo.

ERC-Illes, PSM, EU-Els Verds, Gadma y el Lobby per la Independència convocaron una rueda de prensa en agosto de 2005 junto a la ya famosa piscina para denunciar que Ramírez se la había apopiado siendo de uso «público, general y gratuito», sin ni siquiera respetar el derecho de paso dictado por la Ley de Costas.

Al finalizar la rueda de prensa, los activistas se adentraron en los terrenos del dominio público. El personal de seguridad de Pedro J. Ramírez bloqueó el paso y la acción acabó con incidentes que desenvocaron en informes médicos por lesiones y denuncias cruzadas ante la Guardia Civil de Artà por agresiones y amenazas.

Los activistas, representados por el abogado Josep de Luis, interpusieron denuncia contra tres vigilantes de seguridad por un delito de lesiones, denuncia que ha llevado hasta la vista que se tenía que haber celebrado este martes, y en la que también estaba citado como testigo el entonces diputado por ERC Joan Puig.