La procesión marchó por las calles de es Capdellà con una foto de Sant Sebastià. El párroco dió su versión de impedir sacar de la iglesia la imagen del santo. | Michel's

16

La procesión de Sant Sebastià en Es Capdellà es una tradición centenaria desde que, por intercesión del santo y la acción de un médico, el pueblo se libró de una epidemia y no murió nadie. Este año no ha sido posible pasear la imagen del santo en procesión ante la negativa del nuevo párroco, D. Toni Mercant, que considera el acto como «carnavalesco» y que tiene poca participación.

Las defensoras de mantener esta tradición han demostrado su apoyo a la Sra. Catalina Covas que desde hace cuarenta años organiza el acto. Un total de cien personas han asistido a la procesión y se ha paseado un retrato del Santo, cedido por el Ajuntament de Calvià, adornado con cien rosas, flores que han sido puestas a los pies de la imagen de Sant Sebastià al llegar a la iglesia.

Noticias relacionadas

Unas cincuenta personas han abandonado el templo, no quedándose a oir misa, como gesto de protesta «de la falta de diálogo y comprensión» del nuevo cura. Algunas señoras manifiestan que se han sentido «ninguneadas, ofendidas» y dicen que han sido tratadas como «cuatro gatos» por Mercant. Todos han coincidido en que las tradiciones deben ser conservadas aunque Antoni Mercant considere que hay «poca fe» y que ésta no es «como la de antes». El sacerdote opina que ha habido mucha participación en la procesión «para crear conflicto». (Ver video entrevista con el párroco de Es Capdellà).

El acto ha sido organizado por la Cofradía Verge del Carme de Capdellà, Mujeres Solidarias de Capdellà y Capdellà en Festes. También estaba presente algun miembro de Esquerra Oberta de Calvià.