Una ‘carrerassa’ cercana a los pozos de Son Maties, en la carretera de Son Serra. | Antoni Pol

2

Iniciativas Vanir, la empresa que era titular de los pozos de agua de Son Maties, ha interpuesto un recurso contencioso-administrativo contra un acuerdo de pleno de marzo de este año por el que dichos pozos pasaban a ser propiedad del Ajuntament. Estos pozos proporcionan agua a Can Picafort. Sin embargo, a menudo no es apta para el consumo humano.

El acuerdo de pleno objeto de demanda es aquel mediante el que el Ajuntament fusionó –de dos contratos hizo uno– las concesiones del agua potable de Can Picafort y Son Bauló. Con este acuerdo, el Ajuntament recuperó los pozos de Son Maties.

Los pozos los construyó Aguas de Can Picafort, SA, primera concesionaria del agua. En 1999, esa empresa los vendió a Iniciativas Vanir, sociedad que pertenecería al mismo propietario de Aguas de Can Picafort. Ello supuso que a partir de 2003, la nueva concesionaria del agua (Sorea-Hidrobal), pagara un canon por su explotación a la anterior. Este canon ha generado ingresos por valor de dos millones de euros a Iniciativas Vanir.

Varios informes técnicos y jurídicos avalan el acuerdo de pleno –que incluye la «reversión» de los pozos– que ahora Iniciativas Vanir ha impugnado.