El Ajuntament quiere poner fin a los vertidos incontrolados que se producen en varios puntos.

5

El Ajuntament de Inca ha puesto en marcha una campaña de vigilancia durante la que se multará con hasta 10.000 euros a las personas que no cumplan con la ordenanza de residuos y depositen la basura fuera del horario establecido o realicen vertidos incontrolados en diferentes puntos de la ciudad.

Agentes de la Policía Local vestidos de paisano controlan las entradas a la ciudad y las calles donde se han registrado más denuncias por vertidos incontrolados para intentar poner fin a esta práctica. Durante los 12 primeros días de la campaña se han interpuesto 22 denuncias.

Las multas que contempla la ordenanza ascienden hasta los 300 euros si son leves, pudiendo llegar hasta los 10.000 euros si son muy graves.

Paralelamente a esta campaña de vigilancia, el área de Servicios también impulsará una actuación de concienciación ciudadana para recordar la ordenanza.