El fin de la moratoria de las zonas verdes, el próximo día 1 de octubre, abre la puerta a la posibilidad que los propietarios de los terrenos puedan solicitar la expropiación y exigir reclamaciones millonarias al Ajuntament. | Guillem Mas

Preocupación en Manacor. El fin de la moratoria de las zonas verdes, el próximo día 1 de octubre, abre la puerta a la posibilidad que los propietarios de los terrenos puedan solicitar la expropiación y exigir reclamaciones millonarias al Ajuntament. «La situación constituye un peligro. Pendemos de un hilo». Así lo reconocía el regidor de Urbanisme, Joan Llodrà.

Bajo el amparo de la nueva Ley del Suelo del Govern, el pleno del Ajuntament de Manacor acordó desclasificar estas zonas verdes el pasado 29 de septiembre de 2014 para evitar indemnizaciones que perjudicarían gravemente a las arcas municipales. El acuerdo afectaba al 90 por ciento de las zonas verdes quedando excluidas de la suspensión cinco zonas (Torre Florida, zona de la rotonda del Cilindro y Son Fangos) al estar pendientes de una resolución judicial.

Lo que se hizo fue desclasificar unas zonas verdes que se correspondían a las normas subsidiarias de 1980 y que preveían una población de 116.000 habitantes y por tanto el número era proporcional a esta cifra.

La moratoria tenía vigencia durante un año con la obligación de aprobar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). La semana próxima se cumple el plazo y al no tener aprobada inicialmente la nueva normativa todos los procedimientos de expropiación en marcha que se paralizaron se reactivan y además se podrán iniciar otros nuevos.

Las zonas verdes ocupan una extensión aproximada de 300.000 metros cuadrados pero con el Plan General se reduce la capacidad de población por lo que la extensión de las zonas verdes disminuirá.

El responsable de Urbanisme hacía referencia a una zona verde en s'Illot por la que se pide 10 millones de euros y otra en la zona de Son Fangos que los propietarios reclaman unos dos millones de euros. Con el levantamiento de la suspensión se abre de nuevo el proceso y el Jurado de Expropiación podrá emitir su resolución.

Respecto al resto, Llodrà explicaba que hay unas 15 zonas que han iniciado el procedimiento. «Esta situación crea incertidumbre y supone un peligro para el dinero de todos los ciudadanos». El edil de Urbanisme aseguró que se van a aprovechar muchas cosas del avance de PGOU que hay realizado.