Una de las pintadas en sa Font. | Ajuntament de Algaida

El Ajuntament de Algaida ha informado en un comunicado que ha destinado 2.500 euros a quitar las pintadas que se hicieron en el conjunto de sa Font de Pina el pasado mes de julio.

Los grafitis se hicieron en los lavadores de sa Font, en el arco y el muro de 'pedra en sec', todos catalogados y también se dañó la cruz de término de Pina que es Bien de Interés Cultural.

Las pintadas fueron hechas este julio y el Consistorio puso en marcha los mecanismos para poder limpiar los elementos patrimoniales. Por ello y al estar protegidos, tuvo que pedir autorización de urgencia al Consell de Mallorca a la vez que también cursó una denuncia ante la Guardia Civil.

La alcaldesa de Algaida, María Antònia Mulet, explica que se pidió el permiso de urgencia porque «con este tipo de pintadas cuanto más días pasan, es más complicado y costoso quitarlas». La alcaldesa lamentó que «haya gente que se dedique a hacer estas pintadas, un hecho que es aún más grave si se hacen contra bienes patrimoniales y protegidos».