El activista Jaume Sastre, siendo reducido por la seguridad privada del periodista madrileño. | C. VIERA / J. MOREY

25

La defensa del derecho de paso por el dominio público marítimoterrestre tuvo su primer acto reivindicativo la mañana del 13 de agosto de 2005. Jaume Sastre y Josep Palou, ambos dirigentes del Lobby per la Independència, así como Bernat Fiol del grupo ecologista Gadma capitanearon una acción de protesta junto a la piscina, en zona pública, de la residencia de verano del periodista Pedro J. Ramírez.

A ellos se sumaron también representantes del PSM, EU, Els Verds y ERC; contándose con la presencia del entonces diputado de ERC en el Congreso, Joan Puig. La acción que pretendía «analizar la situación después de la suspensión temporal del uso público de la piscina por parte de la ministra Narbona y comprobar si se respeta el derecho de paso», acabó con una serie de incidentes que desembocaron en informes médicos por lesiones y denuncias ante la Guardia Civil por agresiones y amenazas. Además, algunos manifestantes acabaron nadando en la piscina «para demostrar que era de todos los mallorquines».

A día de hoy, y 10 años más tarde, todavía no se ha realizado el juicio por las agresiones. «Lo que la Justicia sí ha actuado con celeridad ha sido en la condena a Jaume Sastre por coacciones psicológicas a Pedro J.», comenta el abogado Josep de Luis quien a su vez recuerda que «el periodista disfruta a día de hoy de la concesión de uso público y gratuito de la piscina gracias a Jaume Matas».