La iglesia de Cala Sant Vicenç lleva cerrada dos años por riesgo de derrumbe. | Elena Ballestero

4

Las doce litografías del vía crucis que el artista Aligi Sassu regaló a la Cala Sant Vicenç para ser expuestas en la iglesia parroquial y que el rector se llevó al Moll tras el cierre del templo están ya en manos del Ajuntament.

El codirector del Museu de Pollença, Andreu Aguiló, fue el encargado de recoger el lunes las obras, primera prueba de autor de la serie Cardenale Colombo de la que se hicieron cien impresiones. Los vecinos de la Cala Sant Vicenç llevaban tres años luchando para que las litografías, que consideran propiedad del pueblo y no de la Iglesia, pasaran a manos municipales para ser expuestas al público, cumpliendo con la voluntad del artista en el momento de la donación.

Respecto al estado en que se han hallado las obras, el regidor del Museu de Pollença, Miquel Àngel Sureda, explicó ayer que «las enmarcaciones tienen un poco de humedad, se han de limpiar y hacer unos marcos nuevos». El Ajuntament tiene previsto además contactar con un especialista de papel que asesore sobre su correcta conservación. «Las obras están bien», concluye Sureda que, no obstante, no ha querido que sean fotografiadas antes de su restauración.

Restauración

Una vez sean restauradas, el Ajuntament tiene la intención de exponer las litografías del vía crucis en el Museu, a la espera de que la iglesia de la Cala Sant Vicenç pueda reabrir sus puertas.

Los vecinos de la Cala Sant Vicenç querían aprovechar las fiestas del núcleo, que se celebran precisamente la próxima semana, para exponer las litografías del vía crucis, pero su deficiente estado de conservación les ha hecho abandonar esta idea. No obstante, el secretario de la Asociación de vecinos de la Cala, Xisco Mas, confirmó ayer que la familia de Aligi Sassu prestará una colección de obra gráfica para ser expuesta estre el 13 y el 16 de agosto en la Cala.

Mas explicó, además, que aún permanece en el interior del templo la portada del vía crucis que, a diferencia del resto de la serie, el rector no llevó a la parroquia del Moll tras el cierre de la iglesia de la Cala. Mas informó de que esta obra pasará probablemente este jueves a manos del Museu.

Los vecinos han contado durante todo el proceso con la colaboración de la viuda de Sassu, Elenita Olivares.