El césped artificial en el campo de deportes municipal se instaló a principios del año 2007. | JOAN SAMPOL

6

La empresa adjudicataria de la instalación del césped en el campo de fútbol municipal del polideportivo Mateu Cañellas reclama ahora 90.000 euros al Club Deportivo Constància en concepto de extras en la obra. La reclamación de la deuda al club de fútbol se explica porque el Constància intermedió en su día para poder desviar una subvención de la Federació Balear de Fútbol, que tenía que invertirse en el campo de fútbol del club deportivo, hacia el Ajuntament de Inca para que se pusiera el césped en el campo de fútbol municipal a cambio de que los jugadores del club pudieron utilizar las instalaciones municipales.

Aunque hace años que este tema judicial se ha puesto en marcha, ha sido ahora cuando el titular del Juzgado Número 1 de Inca ha citado a declarar como testigo al exalcalde de la ciudad Rafel Torres, entre otros. La declaración está prevista para el próximo 10 de septiembre a las 10 horas.

Los hechos que han sido demandados datan del año 2007 cuando la Federació Balear de Fútbol sacó una subvención dirigida a los diferentes clubes de fútbol para que pudieran instalar césped artificial en sus terrenos de juego. En ese momento, la directiva del club declinó aceptar la subvención directamente e hizo de intermediario para que recalara en el Ajuntament, que acreditó que los jugadores del club usaban las instalaciones. Con esta ayuda, el césped artificial del Mateu Cañellas no costó ni un euro a las arcas municipales.

Años después, la empresa constructora reclama 70.000 euros en concepto de extras de las obras a los que se deben añadir 20.000 euros más de costas. El total de las obras ascendió hasta los 230.000 euros. A pesar de esta reclamación, el Constància no tiene el césped instalado en su campo de fútbol, que está cerrado por mal mantenimiento.