El alcalde Virgilio Moreno junto a sus regidores en la presentación de las fiestas. | Maria Nadal

15

Ante el inicio de las fiestas de Sant Abdon y Sant Senén, que se celebrarán entre el 22 y el 30 de julio, el Ajuntament de Inca tiene como objetivo primordial llenar el centro de la ciudad de actos, sobre todo durante la noche de día 24. Por esta razón, el alcalde Virgilio Moreno ha pactado una serie de normas con los vecinos para evitar problemas.

Ha llegado a un acuerdo para evitar posibles conflictos durante la fiesta Ye-Ye y la fiesta de los Quintos.

Se incrementará la vigilancia policial, duplicarán los aseos públicos, se moderarán los decibelios de la música, que dejará de sonar a las cinco de la madrugada y a partir de las seis los servicios de limpieza actuarán en las zonas afectadas.

Moreno señaló como objetivos principales de estas fiestas que los inquers de todas las generaciones llenen las calles de la ciudad y recuperar así el «sentimiento de fiesta» y reivindicar la Plaça d’Espanya como centro neurálgico de Inca.

Noticias relacionadas

Además, este año se ha suprimido la fiesta de la Pota del Rei y la corrida de toros «porque no hay ninguna empresa que la organice», señaló Moreno.