La calle Convent también está totalmente en obras. | J. Socies

6

Las obras que se realizan en diferentes calles del centro de Manacor, algunas de ellas desde hace meses, han provocado el malestar y las quejas de algunos vecinos y comerciantes. Las calles del Convent, Francesc Gomila o Llaurador sufren una importante remodelación para mejorar tanto el tráfico del centro del núcleo urbano como el tránsito de peatones.

La prolongación de las obras y la falta de información a vecinos y comerciantes afectados les está molestando. Así, algunos comerciantes ya han puesto en manos de sus abogados la posible presentación de una denuncia por los daños ocasionados.

Lo que más molesta a los vecinos son las equivocaciones en la ejecución de algunas obras: acequias que se tapan y se destapan al cabo de pocos días o la instalación de bordillos para quitarlos y cambiarlos por otros. Los vecinos se ven impotentes como, pese a seguir pagando sus vados, por ejemplo, no pueden entrar su vehículo en las cocherías.

La falta de preocupación por el seguimiento de las obras es otra de las quejas de algunos de los vecinos de la calle Francesc Gomila. Y es que esta vía, en su zona más próxima al Passeig del Ferrocarril, ha servido de almacén de tubos y montones de grava, lo que ya ha provocado quejas en el Consistorio. Además, se pueden ver los bordillos que se han tenido que cambiar.